LA DEMOCRATIZACIÓN DEL DISEÑADOR GRÁFICO

Cuando visualizamos una web o una app, inconscientemente estamos eligiendo una u otra por el grado de trabajo en el diseño de la interfaz. Sin embargo, no siempre el diseño y la narrativa van de la mano. Esto se debe al grado de complejidad que un diseñador quiere llevar a cabo para su web. Esto puede llegar a ser un inconveniente y producir secciones poco legibles al usuario.

Un gran fallo de todo esto es la no comunicación entre el diseñador y el creador de la app. Los cuales crean independientemente sin ningún tipo de comunicación previa o de estudio que les permita hacer un balance exhaustivo de la empresa que los han contratado. Aquí hay que tener en cuenta factores como la identidad corporativa.

 

Los elementos visuales de la marca son:

-Logotipo: Un logotipo siempre debe ser legible, tener un impacto visual y ser único.

-Isotipo: La empresa representada únicamente por un icono. Esto ayuda para la adaptación del logo en distintas redes sociales.

-Imagotipo: Es el conjunto icónico-textual.

-Isologotipo: Es la fusión de icono y texto, pero en este caso, estos elementos no pueden funcionar por separado.

Cabe destacar que una vez usemos tipografía en la identidad visual ya estamos hablando de algo verbal. Y en su conjunto, una estrategia que permita el escaparate inamovible.

Una vez tenemos en cuenta la línea conceptual del diseñador, debemos de poner en marcha toda la lluvia de ideas generada tras la primera lectura del briefing.

 

LA DEMOCRATIZACIÓN DEL DISEÑADOR GRÁFICO

 

El gran problema reside en que normalmente el contenido se empieza a generar una vez elaborado el desarrollo. ¿Esto qué implica? El no tener en cuenta el contenido de las páginas puede crear problemas en las funcionalidades de la web/app. Este fallo reside en la democratización de estos portales. Al estar más accesible la creación de estos elementos, llega a ser objeto de identificación solo el diseño. De ahí el grado de implicación.

Lo óptimo sería tener en cuenta que el contenido también es diseñado, su distribución, composición, tipografía y muchos elementos más. La narrativa es transversal al producto. ¿Qué significa esto? Que la filosofía de este modo siempre tiene que estar presente, en cada una de las páginas, ya sea en elementos como el color o simplemente en narrativa. Una buena combinación de estos factores puede provocar que el diseñador consiga su objetivo; que el usuario entienda el mensaje.

 

Por lo tanto, tiene que tener claro este esquema antes de poder empezar su trabajo:

 

LA DEMOCRATIZACIÓN DEL DISEÑADOR GRÁFICO

 

El diseño web es un elemento imprescindible en cualquier negocio, ya que es el que se encarga de crear la cara pública online de una marca. Algo que si le dedicas tiempo y esfuerzo conseguirás que a un simple golpe de vista consigas aceptación, captación y fidelidad en solo unos segundos.

 

Algo erróneo es pensar que un diseño de web o app es puramente estético. Todo es una estrategia pensada para el usuario final. Debemos mantener al usuario el mayor tiempo posible navegando para reducir la tasa de rebote. Una vez captemos su atención visualmente, el estará cayendo en una trampa sin fin: leer los contenidos. Cada mensaje debe de estar de tal forma que creamos un laberinto que lleve al consumidor a los puntos clave expuestos en nuestro portal y que tenga como propósito el formulario de contacto.

 

En otras palabras, pensar en un diseño web en función del usuario y obtener de él la reacción que nos interesa.

 

 

LA DEMOCRATIZACIÓN DEL DISEÑADOR GRÁFICO
5 (100%) 1 vote[s]

 

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.